Faldilla en acero inoxidable para baño seco
Faldilla en acero inoxidable para baño seco
Faldilla en acero inoxidable para baño seco
Faldilla en acero inoxidable para baño seco
Faldilla en acero inoxidable para baño seco
Faldilla en acero inoxidable para baño seco

Faldilla en acero inoxidable para sanitario seco

30,83 €

El accesorio imprescindible para evitar fugas entre el bisel y el cubo.

Se fija a la altura de la fosa del inodoro seco y vuelve al cubo para evitar la proyección de gotas.

Respecto al babero:
- Fabricado en Francia
- Acero inoxidable
- Modelo depositado

El producto ideal para quienes desean construir su propio inodoro seco.

Dimensiones:
diámetro 28 cm x
Al 10 cm.

Pequeño reborde exterior de 5 mm sobre toda la superficie para facilitar el bloqueo de la faldilla.

Más información a continuación
  ⬇                                         ⬇

por 240 opiniones

Mostrar más

Faldilla en acero inoxidable para baño seco

Modelo depositado. Fabricado en Francia.

El babero se coloca en la abertura del inodoro seco y el asiento se fija desde arriba.
Tiene un pequeño retorno de 5 mm para encajar en la apertura.

El babero hace la unión entre el cubo y el inodoro.
Evita que las gotas se proyecten fuera del cubo para que su inodoro dure el mayor tiempo posible en las mejores condiciones posibles.

Para obtener más explicaciones sobre cómo colocar el faldón guardabarros, encontrará las instrucciones de montaje en la pestaña "Documentos adjuntos" que se encuentra arriba.

El acero inoxidable no se deteriora, no capta olores y es fácil de limpiar.
Puedes limpiarlo con el mismo producto que usas para el inodoro y el balde (preferiblemente un producto natural no agresivo que no saldrá de la acción del compost).

Dimensiones:
diámetro 28 cm x
Al 10 cm.

Pequeño reborde exterior de 5 mm sobre toda la superficie para facilitar el bloqueo de la faldilla.



¿Por qué usar una faldilla de acero inoxidable en su sanitario seco?

Ya en la época de la fabricación de nuestros primeros sanitarios secos hace algo más de diez años, incorporar un elemento de unión entre el asiento y la cubeta nos pareció evidente como modo de evitar fugas entre estos dos elementos. Fue así como, en aquella época, reciclamos un pedazo de liner de piscina que grapamos alrededor del espacio situado bajo el asiento.

Al usarlo, lo encontramos muy práctico, pero con el tiempo el liner comenzó a amarillear y las grapas a oxidarse, confiriendo al conjunto una imagen poco invitante.

Cuando decidimos hacer de este nuestro oficio, no concebíamos la idea de ofrecer productos de escasa vida de uso. El objetivo de nuestra empresa era vulgarizar los sanitarios secos y sabíamos que los aspectos prácticos y estéticos de estas pequeñas cajas eran muy importantes para convencer a los más recalcitrantes.

Así fue como diseñamos una faldilla que no necesitara puntos de fijación, que habrían sido un punto débil por el óxido, y de un material a la altura de nuestras exigencias.

El acero inoxidable presenta una óptima resistencia a la oxidación, no se deteriora, se limpia con facilidad y no absorbe olores.

Con su uso, constatamos que la incorporación de la faldilla tenía otra ventaja.

Permite también optimizar la capacidad del recipiente empleado. Si opta por una cubeta cuya parte superior esté encolada al asiento, puede impedir parcialmente las fugas entre el asiento y el recipiente, pero nunca llenará por completo la cubeta. Dejará siempre un margen de unos 10 cm para no acabar con sus nalgas sobre las virutas. Como consecuencia, solamente llenará el recipiente hasta entre 2/3 y ¾ de su capacidad. En vista de los precios de los recipientes (sobre todos los de acero inoxidable), la compra de una faldilla puede resultar mucho más rentable que adquirir una cubeta de acero inoxidable de 20 litros para, en el mejor de los casos, emplear solo 15.

Nuestra faldilla de 10 cm de altura permite además no tener que elevar las cubetas de unos 32 cm de altura (las más frecuentemente usadas) para dar servicio a un asiento confortable de alrededor de 45 cm (la altura del asiento de los inodoros clásicos es de alrededor de 40 cm).

Por estas razones y dentro de sus objetivos de calidad, Lécopot instala por defecto faldillas de acero inoxidable en todos sus sanitarios, pero también las pone a la venta por separado para los usuarios autoconstructores, con el fin de permitirles construir un sanitario de calidad, así como a los usuarios de sanitarios secos ya existentes que desean mejorar y dar solución a los problemas arriba reseñados.

Longitud
28 cm
anchura
28 cm
Altura
10 cm
Peso del artículo
0,400 Kg
Material
acero inoxidable
Bavette_inox
2022-09-26
Opiniones sobre este producto
1
1★
1
2★
4
3★
27
4★
207
5★
9.6/10


por 240 opiniones

  • 5

    Parfait !

  • 5

    la petite subtilité pour garder des toilettes propres

  • 5

    parfait !

  • 5

    super bien pour la pratique

  • 5

    Très bien

  • 5

    trés bien

  • 5

    très bien

  • 5

    Matériel de qualité et durable

  • 5

    Très bien

  • 5

    Très bien



Los clientes que adquirieron este producto también compraron:

Product added to wishlist